IniciGrupsConversesMésTendències
Cerca al lloc
Aquest lloc utilitza galetes per a oferir els nostres serveis, millorar el desenvolupament, per a anàlisis i (si no has iniciat la sessió) per a publicitat. Utilitzant LibraryThing acceptes que has llegit i entès els nostres Termes de servei i política de privacitat. L'ús que facis del lloc i dels seus serveis està subjecte a aquestes polítiques i termes.
Hide this

Resultats de Google Books

Clica una miniatura per anar a Google Books.

The Fool In Christ: Emmanuel Quint de…
S'està carregant…

The Fool In Christ: Emmanuel Quint (edició 2006)

de Gerhart Hauptmann (Autor), Thomas Seltzer (Traductor)

MembresRessenyesPopularitatValoració mitjanaMencions
231792,464 (5)1
Membre:VioletCrown
Títol:The Fool In Christ: Emmanuel Quint
Autors:Gerhart Hauptmann (Autor)
Altres autors:Thomas Seltzer (Traductor)
Informació:Kessinger Publishing, LLC (2006), 480 pages
Col·leccions:La teva biblioteca
Valoració:
Etiquetes:No n'hi ha cap

Detalls de l'obra

The Fool In Christ: Emmanuel Quint de Gerhart Hauptmann

S'està carregant…

Apunta't a LibraryThing per saber si aquest llibre et pot agradar.

No hi ha cap discussió a Converses sobre aquesta obra.

» Mira també 1 menció

El dramaturgo, novelista y poeta alemán Gerhart Hauptmann (1862 - 1946) era originario de Obersalzbrunn, en la actual Polonia. Se le considera un importante representante del naturalismo alemán, y obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1912.

Hauptmann publicó en 1910 una de sus novelas más famosas, "El loco en Cristo Emanuel Quint", y, por sus antecedentes culturales, esta obra justifica de por sí la concesión del importante galardón a su autor.

En una aldea rural de lo más deprimido de Sajonia, vive con su familia en una humilde cabaña Emanuel Quint, hijo de un padre desconocido y de una madre soltera que posteriormente se ha casado con un carpintero. Una mañana, nuestro protagonista se siente llamado a predicar la fe, y camina hasta Reichenbach, donde sermonea a los viandantes en la plaza mayor, lo cual le vale ser detenido por alteración del orden público. En el cuartelillo de la policía tiene que soportar sucesivamente las arengas de un agente y de un pastor protestante a quien han llevado para que le convenza de que se dedique a lo suyo y deje las homilías para los ministros de Dios en los templos. Liberado al fin, pues no se puede probar nada contra él, incumple la condición de regresar a su casa y se marcha a otro pueblo cercano con el objeto de escuchar a un famoso predicador metodista con quien intercambia impresiones, y que se queda admirado de los fundamentos religiosos de Quint. Luego, éste se aparta por un tiempo a un lugar alejado donde inicia una vida eremítica. Mientras tanto, sin que él lo sepa, ciertas palabras que ha dicho y algunas escenas en las que había intervenido antes de su alejamiento, empiezan a pasar de boca en boca y a ser mitificadas y transformadas por el público, hasta que un día en que decide regresar a la civilización, descubre que algunas personas le señalan como a una especie de santo milagroso. Esto es justamente lo que necesitaba el fuego de su vocación mesiánica para que lo avivasen, y a partir de ahí comienza sus prédicas sin respeto ni miedo a ninguna autoridad, ni civil ni religiosa. De este modo se hace con una pequeña cohorte de supuestos discípulos, quienes resultan ser unos verdaderos fanáticos que amplifican y retransmiten todos sus hechos y dichos como sólo la fantasía popular sabe hacerlo. Con estos mimbres, las opiniones comienzan a dividirse en torno a la persona de Emanuel y el mensaje que emite: para unos es Jesucristo redivivo, y para otros el mismo demonio; de manera que es recibido en unos lugares como un venerable santo taumaturgo y en otros a pedradas. Llegados a este punto, la señorita Gurauer, anciana solterona y rica, le toma bajo su tutela y le pone a vivir en casa de la familia de su jardinero, el señor Heidebrand, cuya hija Rut no puede ocultar su enamoramiento hacia Quint ante los celos de su prometido, el médico Beleites, hijo de un pastor protestante y que, sin embargo, no puede probar nada contra el santón, ya que éste es incapaz de manifestar otro amor que el que Cristo predica de sí mismo en los Evangelios. Emanuel aprovecha este tiempo para refinar sus costumbres y acceder a la nutrida biblioteca de la señorita Gurauer, donde cultiva sus conocimientos; pero al cabo se cansa de esta vida y regresa a su vagabundeo de prédicas, rodeado de sus supuestos apóstoles, engrosados por un círculo de personajes igualmente fanáticos, más o menos sombríos y mezquinos, mezclados con otros ingenuos y de buena fe, que van entrando y saliendo de la historia según vayan ganando los partidarios o detractores de Quint. Todas estas disensiones sólo sirven para aumentar la fe del loco en sí mismo y en su propia palabra, en virtud de la cual se llega a atribuir a sí mismo la propia personalidad del Salvador. Aunque el autor siempre es lo suficientemente ambiguo como para dejarnos entrever que quizás lo diga como réplica a las palabras de Cristo en el Evangelio de que todo lo que involucre a un pobre se le hace a Él, esto evidentemente no es lo que entienden sus atrabiliarios discípulos, quienes, hartos del propio monstruo que han alimentado, le piden un verdadero milagro que, por supuesto, el pobre Emanuel no puede hacer. Y hasta aquí cuento.

Esta novela abunda en lo más difícil que se le puede pedir a un escritor: el manejo de los diferentes personajes siendo capaz de dibujar todas las personalidades únicas y propias de cada uno. Esta cualidad es como una herencia del realismo ruso, al cual otros muchos escritores de finales del siglo XIX y principios del XX no se sustraen, como el mismo Charles Dickens nos muestra. De hecho, es tal la galería de intervinientes que entra y sale de este "Loco en Cristo", que hay que leer con mucha atención para no perderse entre ellos. Es evidente también la influencia bíblica en la obra, especialmente de los Evangelios, que Hauptmann demuestra conocerse al dedillo. Las disquisiciones religiosas son interminables, pero se leen fácilmente porque no están de sobra, sino que sirven para pintar la inconsistencia de los extremos que puede alcanzar la libre interpretación de la biblia, a veces rozando el límite de la estulticia. Aquí se nota, además, una de las influencias más fuertes que se detectan en esta narración, que es la del "Quijote". Emanuel Quint hace salidas y es devuelto a casa exactamente igual que el héroe cervantino, tras lo cual se escapa. Está exactamente igual de "loco" que el hidalgo manchego, sólo que, en vez de los libros de caballerías, le ha dado por la Biblia. Sus discursos bíblicos llegan a ser tan farragosos como los de los ininteligibles textos que habían trastocado el juicio al personaje cervantino. ¿Recuerdan ustedes aquello de «La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura»? Y así, la esperanza en su buena nueva se va diluyendo en nada según se descubre que todos los que se acercan a él creyendo en su mensaje acaban mal. ¿Está loco él, o en realidad quienes lo están son la pandilla de fanáticos que le rodean, e incluso el resto de la gente?

Esta historia nos parece más bien la crítica a una sociedad que se creía vivir según el mandato de Dios, pero que en realidad vivía haciendo justo lo contrario. Creyendo que prometía una vida mejor, Emanuel fue, durante un tiempo, la esperanza de una sociedad deprimida y triste que el autor nos describe entremezcladamente a lo largo de sus páginas, y también la decepción al descubrir que tales promesas no se referían al componente material. Esto es lo que nos cuenta Hauptmann. Sin tener un final ruidoso para nada, debo reconocer que el de esta novela es uno de los que más me han impresionado. ( )
  Eucalafio | Jan 6, 2021 |
Sense ressenyes | afegeix-hi una ressenya
Has d'iniciar sessió per poder modificar les dades del coneixement compartit.
Si et cal més ajuda, mira la pàgina d'ajuda del coneixement compartit.
Títol normalitzat
Informació del coneixement compartit en alemany. Modifica-la per localitzar-la a la teva llengua.
Títol original
Títols alternatius
Data original de publicació
Gent/Personatges
Llocs importants
Esdeveniments importants
Pel·lícules relacionades
Premis i honors
Epígraf
Dedicatòria
Primeres paraules
Citacions
Darreres paraules
Nota de desambiguació
Editor de l'editorial
Creadors de notes promocionals a la coberta
Llengua original
CDD/SMD canònics

Referències a aquesta obra en fonts externes.

Wikipedia en anglès

No n'hi ha cap

No s'han trobat descripcions de biblioteca.

Descripció del llibre
Sumari haiku

Dreceres

Cobertes populars

Valoració

Mitjana: (5)
0.5
1
1.5
2
2.5
3
3.5
4
4.5
5 1

Ets tu?

Fes-te Autor del LibraryThing.

 

Quant a | Contacte | LibraryThing.com | Privadesa/Condicions | Ajuda/PMF | Blog | Botiga | APIs | TinyCat | Biblioteques llegades | Crítics Matiners | Coneixement comú | 160,644,602 llibres! | Barra superior: Sempre visible